Aquello que no vemos

Existen miles de cosas que escapan a nuestra comprensión y aún más cosas que no logramos ni ver. Esta es una de esas cosas. Una de las versiones del mundo que escapa a nuestra simple e ingenua vista.

Podría relatar miles de historias pero me enfocaré en la primera que llegó a mis oídos cuando aún era un niño. Mi abuelo se sentaba cada noche a mi lado y me relataba historias sobre mundos paralelos y objetos que cobraban vida y tenían aventuras. Una de las historias que me contó quedó grabada en mi cabeza para el resto de los días, y no por ser peculiar o diferente sino por ser sincera y sencilla. Humilde y sin detalles que la hiciesen destacar pero con más sentimientos que cualquier otra historia. Creo que por eso me centré tanto en ella y quedó tan grabada en mi. La historia era la siguiente:

“Hace mucho mucho tiempo, en una paradisíaca isla la cual no aparece en los mapas vivía un joven con su familia. La vida del joven era común y corriente, no difería de ir a clases o quedar con sus amigos. Lo que verdaderamente importaba de esta historia era lo que ocurría en la casa del joven mientras quedaba vacía.

Nada mas todos los miembros habían abandonado la casa los objetos que residían en ella cobraban vida y se reunían para debatir las vivencias de sus amos o para realizar fiestas. Entre todos esos objetos resaltaba una pequeña y tímida hada que no sabía como había llegado a aquella casa pero que todos la trataban como si llevase en ella toda su vida.

La joven hada carecía de recuerdos, tan solo sabía su nombre. Lucy. Y gracias a que estaba escrito en una de sus alas, sino tampoco podría contar con esa información.

Aun así Lucy adoraba esas reuniones y como la casa parecía cobrar vida para volverse algo completamente diferente de lo que era cuando sus amos están en ella.

Esta reunión era especial por dos motivos, el primero era porque se celebraban los 3 años reuniéndose para tener fiestas juntos. El segundo pronto se sabrá…

Lucy ríe con todos mientras disfruta del inmenso banquete que hay para ellos. Justo cuando estaba tomando un trago escucha un fuerte ruido proveniente de la puerta. “Imposible, no llega hasta las dos…” es lo primero que cruza su mente. Pero antes de que llegase a reaccionar los objetos volvieron a su lugar y la puerta se abrió, entrando por ella el joven. El cual quedó perplejo al ver a la joven hada corriendo por el pasillo de su casa.

Desde ese momento Lucy supo que nada iba a ser igual que antes y que le esperaba una extraña e intensa aventura…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s