La realidad de la libertad

Se lo advertí a todas desde el principio. Siempre les dije algo por el estilo como: debes saber que llevo grabada una advertencia invisible. “Nada de compromisos, nunca me casaré”. A pesar de mis esfuerzos, empiezo a notar algunas pequeñas grietas en mí… “capa exterior”. Veréis, cuando reviso mi insignificante vida, y todas las mujeres que he conocido; no puedo evitar pensar en todo lo que han hecho por mi y en lo poco que he hecho yo por ellas, en como cuidaron de mi, se preocuparon por mi y yo les correspondí no devolviéndoles nunca el favor. Sí, creía que era el que sacaba mayor beneficio. ¿Y que tengo, en serio? Unas monedas en el bolsillo, algunos trajes caros, un coche elegante a mi disposición…Y estoy soltero, sin ataduras, ¡libre como un pájaro! No dependo de nadie y nadie depende de mí. Mi vida es solo mía… Pero no tengo la conciencia tranquila, y si no tienes eso, no tienes nada… Así que no puedo dejar de preguntarme… ¿cual es la respuesta?, ¿Qué sentido tiene todo? ¿Sabéis lo que digo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s