Confusión

Era como jugar a fútbol contra jugadores profesionales o a un videojuego contra el mejor del mundo, algo imposible que lo único que lograba era desanimarlo más y más cada vez que lo intentaba.

Pero aun así seguía levantándose para volver a probar suerte. Como si en el fondo supiese que tiene una oportunidad por muy ínfima que sea.

Aunque ella no se lo pone nada fácil. Intercambia el interés con la indiferencia a una velocidad tan vertiginosa que ni le da tiempo a saber cómo actuar, si cariñosamente o darle su espacio. Constantemente vive con miedo de decir algo que no debe o actuar de la manera que no debe cuando ella está en el humor contrario. Sus días se han vuelto un dolor de cabeza constante unido a una frustración inmensa que no sentía desde hace muchísimo tiempo, tanto que hasta había olvidado lo que era sentirse tan mal.

Cada vez que ella le ignoraba el sentía en sus adentros un dolor inmenso unido a una potente voz en su cabeza diciéndole una y otra vez “¿Será que no eres suficiente para ella? ¿Será que te ignora porque no la mereces?”. Todo aquello lo hundía más aun dejándolo en un estado en el que no quería saber nada de ella o por lo menos eso intentaba hacerse creer. Pero al tiempo volvía  como si nada hubiese ocurrido, para acabar en el mismo estado en el que empezó. Se había convertido en un estúpido circulo vicioso en el que solo el sufría y solo el era el que no podía escapar de ese infierno constante.

Su autoestima cada vez era menor, ya no confiaba en su habilidad para hacerla sonreír y cada vez que le hablaba se ahogaba en dudas creyendo que solo era un pesado mas al que tenía que soportar. Tal fue su punto que perdió todo sentido de la dignidad haciendo lo que fuese para captar su atención y su cariño, tan solo para que ella reconociese su existencia. A pesar de lo miserable que luego le hiciese sentir eso.

¿En qué momento llego a este punto? ¿Cuando perdió el norte de tal manera y olvido la promesa inquebrantable que se hizo de no volver a actuar así por una mujer? ¿Qué tenía esa sensual mujer para dominarlo de la manera en la que lo dominaba? No había nada más que preguntas sin respuesta alguna, y a cada día que pasaba con ella en su vida las dudas e inseguridades crecían a un ritmo imparable. Todo se desmoronaba para el y la vida ya carecía completamente de sentido. Había olvidado ya lo que es sentirse bien consigo mismo o pasar un día sin estar constantemente enfadado o frustrado. Ya no era capaz de sonreír, no era capaz de sobrevivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s