Entre la junta de mis dedos

Como un gato que sigue el olor de una sabrosa comida, corro sin descanso persiguiendo tu risa. Pasas entre la junta de mis dedos como el agua y a veces siento que eres tan libre como el viento, el cual puede dejar de soplarme en cualquier momento. Y es que eres como un gato, si me acerco, te alejas… Y si estoy herido, te acercas, como si quisieras compartir el dolor. Por eso eres tan importante.

Sigue leyendo