Que ni el cáncer me supera

Tengo cáncer. Esa es la terrible noticia con la que acabó mi poco afortunada visita al médico. Lo cierto es que todavía cuesta asimilarlo, y cuando lo repito suena como una estúpida broma de la que me reiré y nada más. Pero desgraciadamente las cosas no son así, la vida no funciona de la manera que desease y aun habiendo destruido todo aquello que amaba una vez, vuelve a hacerlo para recordarme que no puedo quedarme tranquilo.

Sigue leyendo

Anuncios