En tus ojos

padre

Mi querida hija, para cuando leas esto tendrás 18 años ya. Estoy seguro de que te habrás vuelto una mujer esplendida de la que estar orgulloso, aunque por ahora seas un pequeño bebe llorón. Quizás suene extraño decirlo prácticamente 17 años antes, pero seguramente siga desviviéndome por ti tal cual lo hago ahora.

Sigue leyendo

Anuncios

El renacer de los vivos

La última voluntad de dios. El castigo divino a los pecadores. Una segunda oportunidad… Ha recibido tantos nombres que se ha perdido ya el que se le otorgó originalmente  Lo único que se sabe a ciencia cierta es que aquellos a los que llorábamos por haber muerto se levantaban para asesinarnos o devorarnos, poco importa dado que en ambos casos se nos acaba el juego.

Sigue leyendo

Ipsen y Colin

Ipsen y Colin eran dos amigos que trabajaban en Treno.

Un día Ipsen recibió una carta. Estaba empapada de lluvia y casi no se podía leer.
Las únicas palabras que pudo distinguir fueron:

“Vuelve a casa…”

Ahora con los barcos voladores es muy fácil viajar, pero en aquella época…

Sin saber muy bien por qué, Ipsen pidió vacaciones, se preparó y emprendió su viaje. Colin le acompañó al largo y peligroso viaje.

Ipsen cruzó mares y montañas, bajo la “niebla” fue atacado por monstruos…Pero iba Colin, y entre ambos lo superaron todo.

Largos kilómetros recorrieron Ipsen y Colín, peleando contra todo tipo de bestias, escalando montañas, descendiendo barrancos, nadando ríos y cruzando océanos.

Algún tiempo después…
Ipse cayó en la cuenta de que él salió de viaje buscando volver a casa. Pero ¿y Colin?

Le preguntó a Colin:

“Y tú ¿por qué viniste?”

Y Colin contestó:

“Porque tú dijiste que te ibas”